Booking.com

jueves, 23 de junio de 2016

Dieta sin gluten, ¿útil para perder peso?

Quienes padecen enfermedad celíaca deben evitar el gluten en su dieta y por ello, su alimentación debe ser libre de trigo, avena, cebada y centeno, sin embargo, cada vez se habla más acerca de la dieta sin gluten para perder peso, pero ¿es realmente útil?

Dieta sin gluten
El gluten se origina por las proteínas de los cereales anteriormente nombrados: trigo, avena, cebada y centeno, por lo tanto, comer sin gluten implica evitar esos alimentos y todo aquello que lo contenga.

La alimentación de quienes padecen celiaquía se vuelve entonces, realmente compleja, pues culturalmente somos altos consumidores de trigo y también de los otros cereales que deben evitarse por completo.
Además, una alimentación sin gluten es más costosa, pues los productos adecuados para el consumo merecen un tratamiento especial y debemos ser muy cuidadosos pues hasta las bebidas pueden incluir cereales tóxicos en pequeñas cantidades.
En los celíacos, es fundamental llevar una dieta estricta sin gluten, pues su intestino no tolera el consumo de trigo, avena, cebada y centeno y por lo tanto, su ingesta puede ocasionar diversos efectos negativos e incluso puede resultar fatal si se consume gluten en exceso en el tiempo.
No obstante, quienes no son celíacos, ¿se benefician con una dieta sin gluten?

Comer sin gluten para perder peso
Una moda o tendencia en el mundo de la alimentación ha vuelto popular la alimentación sin gluten para perder peso y sentirse mejor, quizá debido a que muchas celebrities utilizan este método para adelgazar.
Y aunque puede dar resultados si pensamos que muchos alimentos ricos en gluten son también alimentos calóricos, como por ejemplo la bollería industrial, la pizza, las hamburguesas comerciales y otros, no se han demostrado beneficios de excluir el gluten de la dieta si no somos celíacos.
Hay personas con sensibilidad al gluten que pueden beneficiarse de una dieta sin trigo, avena, cebada y centeno sin ser celíacos, pero quienes no padecen dicha condición no sólo estarán usando una alternativa que puede no servir para adelgazar sino también, volviendo más complejo el proceso de pérdida de peso.
Dado que el gluten se encuentra ampliamente extendido en los alimentos más habituales, resultaría muy difícil y poco sostenible utilizar una dieta sin gluten para adelgazar.

Además, el gluten se origina a partir de las proteínas de los cereales, por lo que muchos alimentos sin gluten tienen más hidratos y menos proteínas en su composición. Éstas últimas no sólo demandan mayor gasto energético para metabolizarse sino también, sacian, por lo tanto, podría ser incluso menos efectiva una dieta sin gluten que una con gluten para calmar el apetito y mantener el hambre a raya.
Por otro lado, podemos consumir menos fibra con una alimentación sin gluten y también, es posible que los alimentos comerciales sin gluten tengan menos sabor o para volverlos más apetecibles, más azúcares y/o grasas en su composición.
Por lo tanto, comer sin gluten no ha demostrado ser una estrategia efectiva para perder peso y más bien, se trata de una moda de la actualidad a favor del comercio de alimentos sin gluten de alto costo que sólo adelgazarán nuestro bolsillo.
Por supuesto, si queremos perder peso la clave está en llevar una dieta de calidad y equilibrada donde predominen alimentos saludables y no existan excesos.
Bibliografía | Academy of Nutrition and Dietetics, 29 May 2012, doi: 10.1016/j.jand.2012.06.009 y Gastroenterology, August 2013Volume 145, Issue 2, Pages 320–328.e3 

No hay comentarios:

Publicar un comentario