Booking.com

jueves, 18 de febrero de 2016

Ocho vasos de agua al día, ¿son realmente necesarios?

Siempre hablamos de los beneficios de una correcta hidratación para cuidar la salud y la forma física, sin embargo, hay mucha información y poca certeza acerca de cuánto necesitamos beber. La indicación más popular señala que son recomendables ocho vasos de agua al día, pero ¿son realmente necesarios?

¿Cuánto necesitamos beber cada día?
Desde hace mucho tiempo atrás las recomendaciones más populares nos indican que necesitamos entre dos y tres litros de agua al día o el equivalente a 8 vasos diarios como mínimo.

Esta sugerencia de beber 8 vasos de agua cada día probablemente tuvo su origen hace unos cuantos años atrás, sin embargo, en la actualidad la evidencia científica es insuficiente para respaldar tal consejo.
Además, hasta el momento todo indicaba que sólo sirven los ocho vasos diarios si éstos se encuentran rellenos de agua únicamente, mientras que no sería igual hidratarnos con otra bebida.
No obstante, el agua que el cuerpo necesita no sólo deriva del agua, sino también, de infusiones, alimentos líquidos e incluso, alimentos sólidos ricos en agua como las frutas o las verduras, o legumbres y cereales hidratados o cocidos en agua.
Entonces, quizá la recomendación de 8 vasos diarios está sobreestimada y se trata de un mito médico muy extendido.

Igualmente, se considera que las bebidas con cafeína como el café, el té y algunos refrescos, por su efecto diurético no favorecen la hidratación del organismo, no obstante, un estudio concluyó que consumido con moderación, el café puede tener semejantes propiedades hidratantes que el agua, por lo tanto, sí cuenta como líquido y suma a la totalidad que debemos ingerir a diario.
Como se puede ver, hay mucha información pero poca certeza acerca de cuánto debemos beber a diario, pues algunas investigaciones señalan que es necesario 1,5 litros de agua en personas adultas sedentarias cada día, mientras que otros ensayosaconsejan 3 o más litros diarios.
En definitiva, con certeza no se puede dar una recomendación generalizada y que todos nos ajustemos a la misma, pues las necesidades de agua varían de una persona a otra y dependen de múltiples factores tales como el clima, el nivel de actividad física, las ingestas alimentarias y calóricas y demás.
Quizá, podemos establecer un rango de ingesta de líquidos aconsejada, situado entre 1,5 litros y 4 litros diarios, pero ello, como hemos dicho, debe ajustarse en función de cada persona y sus particularidades.

Las consecuencias de no beber lo suficiente o de pasarnos con los líquidos
Los intentos de establecer una recomendación de líquidos para el día a día derivan de la importancia que pueden tener las consecuencias de una hidratación deficiente así como excesiva.
Si no ingerimos suficiente líquido a diario, podemos sufrir síntomas gastrointestinales, cansancio, sueño, retención de líquidos, estreñimiento y reducción en el rendimiento físico como nos muestran en Vitónica.
Pero beber en exceso también tiene sus consecuencias y al igual que una deshidratación severa, puede resultar fatal, incluso, puede ocasionar vómitos, mareos, desmayos y desequilibrios en el organismo que podrían ser causantes de problemas cardíacos.
Entonces, ni abusar de los líquidos ni limitar drásticamente su consumo es recomendable, sino que a diario debemos beber acorde a nuestras necesidades si queremos beneficiar la salud y también, nuestra estética.
Para lograrlo, podemos atender a las señales de nuestro organismo, entre las cuales se encuentra la sed y además, podemos contabilizar los líquidos para que al menos con ellos, garanticemos un consumo de 1,5 litros diarios.
Bibliografía consultada | American Journal of Physiology - Regulatory, Integrative and Comparative Physiology Published 1, November 2002 Vol. 283 no. 5, R993-R1004 DOI: 10.1152/ajpregu.00365.2002; BMJ 2007; 335 doi: http://dx.doi.org/10.1136/bmj.39420.420370.25 (Published 20 December 2007); European Journal of Clinical Nutrition (2010) 64, 115–123; doi:10.1038/ejcn.2009.111; published online 2 September 2009; PlosOne, January 9, 2014, DOI: 10.1371/journal.pone.0084154; Nutrition Reviews, DOI: http://dx.doi.org/10.1111/j.1753-4887.2005.tb00152.x S30-S39 First published online: 1 June 2005. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario